Una siesta de diciembre

una siesta de diciembreRecuerdo que lo vi por primera vez ahí mismo, en ese umbral, y creí que era mi hermano jugándome una broma. Ya sabe, cuando uno es chico hace esas cosas. Me hice la fuerte, lo enfrenté e intenté quitarle la máscara impresionante de la cara. Nunca voy a olvidarlo, doc. Los dedos se me hundieron en esa carne blanda, roja. Con las uñas, había empeorado el aspecto de esa cosa. Entonces, sonrió, me dijo «que la inocencia te valga», y se esfumó.

+++
Las palabras de agosto: Fuerte, máscara, uñas.
¡He vuelto! Tengo que hacer la ronda por todos los blogs, hace mucho que no paso por acá. Prometo ponerme al día. 
Microrrelato escrito para el Reto Cinco líneas de agosto, de Adella Brac

Cyn Romero

Amante de toda historia bien contada, real o ficticia. Bloguera y escritora del interior de Argentina.

También puede gustarle...

12 Respuestas

  1. Buen regreso-
    El relato tiene un inquietante giro argumental. Y eso me gusta.
    Un abrazo.

  2. ¡Hola! Escalofriante relato. La verdad que estar en una situación así es para no olvidarla tampoco >.< Muy bueno.

    ¡Un abrazo!

  3. ¡Hola guapa!
    No sé si es que tengo una mente malvada pero lo entendí bastante perturbador, pero aún así me gustó bastante.
    Un besote

  4. Denise dice:

    Ah, bueno! Esto sí que dio miedo! Muy bueno!

  5. Yessy kan dice:

    !Este micro es sobrecogedor!
    Me encanta tu particular forma de escribir. Le sacastes muy bien el jugo a esas tres palabras.
    !Beso!

  6. Frodo dice:

    muuuy bueno. Me encantó.
    Suspenso y miedo ¡en cinco líneas!
    Mis felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *