Dulce descanso

Era verano, el viento de la costa nos daba un descanso del calor. Los turistas llenaban cada rincón, no había lugar para sentarse en la peatonal de ese pueblo sureño. Así que caminé sin detenerme, pero sin apuro. Si no tenía cuidado, alguien podía llegar a notar mi presencia. Me preocupaba en vano, por supuesto. Un hombre vestido de Papá Noel era lo más normal en diciembre. Yo solo quise probar ese nuevo sabor de helado. Luego terminaría el reparto.

Las palabras del reto de diciembre: Turistas, descanso, caminé.

Microcuento escrito para el reto Cinco líneas de Diciembre de Adella Brac. Acá la navidad es calurosa y la relacionamos con estar en chancletas y, si conseguimos ir al río o una pileta donde chapotear, mejor aún. Este año, voy a encerrarme con el aire acondicionado recién instalado y a brindar por todos ustedes.

Cyn Romero

Amante de toda historia bien contada, real o ficticia. Bloguera y escritora del interior de Argentina.

También puede gustarle...

2 Respuestas

  1. Encerrarse con el aire condicionado es un buen plan.
    Felices fiestas. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *