De reyes, locura y colas de sirena

reyes locura sirenas

Mi bisabuela Mayda fue la primera en salir de nuestro sagrado territorio marino. Ella se atrevió a acercarse a esas criaturas inmundas, que habitan la superficie seca y caminan sobre sus horrorosas extremidades. Nunca se supo qué fue lo que la llevó a semejante locura.

Se dice que se enamoró, de lejos, de cierto príncipe. Otros comentan que la curiosidad fue lo que la hizo arrastrarse hacia la arena. Que todo lo demás fue coincidencia. Incluyendo su boda con el humano y su trato con ciertos brujos de aquella espantosa civilización, para convertirla en una más de ellos.

Como siempre ocurre en este tipo de cosas, a menos que estemos hablando de leyendas, los resultados fueron desastrosos. Mi bisabuela regresó al océano, con un rencor y una vergüenza tan profundos que no pudo hablar de lo que ocurrió con nadie, por el resto de sus días. En el iris rosado de sus ojos ardía el fuego de la ira, cada vez que alguien mencionaba cualquier asunto que se relacionara, en lo más mínimo, con las criaturas secas.

¿Por qué es importante esto? Muy simple. Yo, con mis recién estrenadas aletas de adulta y como buena descendiente de la loca de Mayda, he logrado salir a la superficie también.

Y, además, entré en tratos con un hermoso espécimen seco.

Qué cosa tan espectacular aquel hechizo. Esa fuerza poderosa a la que llaman amor. Ahora entiendo por qué Mayda quiso dejar de lado sus escamas.

Lo bueno es que a mí no me va a pasar algo así. Mi príncipe me acepta, tal como soy. Él es señor de unas tierras muy pequeñas, pero llenas de maravillas. No me falta el agua, ya que en su reino las paredes están cubiertas por unas extrañas máquinas en las que esos trapos con los que se cubren todos ingresan llenos de suciedad seca y salen impecables, húmedos. Me encanta colaborar con él durante el día, ingresar los montones de trapos inmundos para ver la magia del agua, girando por las ventanas redondas, en mil burbujas blancas que se llevan las impurezas.

Por las noches, yo misma pruebo el sistema.

Mi príncipe se altera cuando hago eso. Por eso he dejado de hacérselo notar. Pero, de vez en cuando, apenas lo veo irse a dormir, vuelvo al precioso reino, para sentarme en uno de los aparatos. He logrado cambiar mis aletas por aquellos apéndices que llaman piernas pero, al contacto con mi elemento, vuelvo a ser yo. Ambas versiones de mí son amadas, ambas respetadas. Supongo que he tenido suerte. Pero no he olvidado mi misión.

A veces, veo en las noticias aparecer al descendiente de aquel otro príncipe, el que rompió las ilusiones de mi bisabuela. Observo a aquel nuevo rey, con sus apéndices llenos de joyas costosas, sus trapos siempre limpios y su cabello oscuro. Lo veo por las pantallas que reproducen su vida pomposa, lo escucho hablar en varios idiomas, con su expresión seria y sus ojos de iris rosados, muchas veces encendidos con una fuerza sobrehumana.

Sé que él sabe que en el océano lo sabemos.

Sé que si supiera que nosotros sabemos lo que él sabe no estaría tan tranquilo.

Pero basta de trabalenguas. Tengo una vida tranquila, supongo que posponer la venganza por un par de décadas dará igual. Supongo que vivir bien, darme unos cuantos gustos al lado del enemigo es suficiente. La mejor venganza es seguir adelante, ser feliz a pesar de todo, no invertir energías en causas inútiles que ya caducaron.

Déjenme volver a mi lavarropas, mis escamas no se lavarán solas.

***
Delirio escrito para el reto semanal #37 de la comunidad Sueños de tinta en Discord. La imagen es la propuesta por ellas, para inspirar el relato. Espero que haya salido bien.

Cyn Romero

Amante de toda historia bien contada, real o ficticia. Bloguera y escritora del interior de Argentina.

También puede gustarle...

7 Respuestas

  1. Campirela_ dice:

    No solo te ha salido bien sino que genial , nos has contado una bella historia de amor , y tan bien de odio , ambas tienen su por qué ..me gustó mucho ..enhorabuena guapa.
    Abrazos !!,

  2. hola! que bonito, y que colorido, has realizado una preciosa y tierna historia, la magia de tus dedos fluyo como el agua de mar!!

  3. Que buena historia. Encontró a alguien con el cual es feliz, que la trata bien tanto en su forma de sirena como humana, La venganza puede esperar.
    Que bien contado.
    Besos.

  4. yessykan dice:

    Una historia de amor con un final no muy satisfactorio. Así es el humano, impredecible. Pero tu protagonista sabe muy bien cómo sacar provecho de la circunstancia, total es la descendiente y la vida continua. Para que gastar fuerzas en algo que ya no tendrá retorno. Me encanto, muy lindo!
    Abrazo

  5. ¡Que interesante! Me ha gustado mucho. Al principio me recordó a la Sirenita, pero después me ha sorprendido al ver toda la magia diferente que le has puesto.
    Me ha encantado.
    Un besito

  6. Holitas, lo había leído en Discord pero aprovecho comentarte aquí. Me encanta el resultado muy divertido que la sirena fuera a parar justo allí y con un hombre que la aprecia. Lo de su abuela me recordó también a la sirenita también y ese nuevo rey… Me da curiosidad cómo reaccionará si se encuentra con otras sirenas, jaja. Excelente idea la que has tenido y un encanto leerte. ❤

    Que tengas una bella semana.

    ¡Saludos!

  7. Frodo dice:

    Ja! Buen final, me sorprendio lo delirante.
    Acabo de publicar tus mesa-napies, cuando quieras pasá a votar/te

    Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *